miércoles, 21 de junio de 2017

14. Discernir el llamado de Dios desde la Palabra y los testimonios de llamado.

14. La Vocación desde los testimonios Bíblicos de llamado.

Introducción

Hermanos: este es un material para la animación vocacional. En este momento tienes diez fichas, de las cuales hay, en general, una misma estructura conformada en cuatro momentos, así: describir, reflexionar, sintetizar y compartir.  En el primero quien anima hace una introducción o presentación del trabajo, en qué consiste la dinámica que se va a seguir. El joven participa de una presentación general del texto bíblico indicado en la Ficha, da algunas herramientas para comprender el contexto en el que fue escribo. El segundo paso, es un trabajo personal en el que lo esencial es el encuentro del joven con un texto bíblico que describe la vocación de un personaje importante de la Biblia. El joven se acerca al texto, lo interioriza, lo ora. En el tercer momento se tiene un trabajo para compartir con quien acompaña el proceso a partir de unas preguntas para cada caso. El último paso es una síntesis que ha de hacer tanto el joven que realiza la ficha como quien acompaña el proceso. En esta instancia basta con tomar conciencia de lo que ha pasado en el trabajo de reflexión.  En esta dinámica aparecen dos elementos que son relevantes, el trabajo personal y grupal que vive el joven como experiencia y la tarea de acompañar a quienes la viven. 


Guía N° 1

“VOCACIÓN DE MOISÉS”

Cita Bíblica: Ex 3, 1-15
Introducción:

Este texto describe el llamado que Dios hace a Moisés. Aparecen en él elementos importantes tales como: la vida cotidiana de Moisés y ahí el Mensajero de Dios le habla; el fuego simboliza tanto la naturaleza divina, como presencia de Dios mismo. Así, el fuego indica que se está dando una manifestación de Dios; otro elemento es el llamado mismo de Dios, que lo hace por el nombre, no es impersonal, sino directo a través de un diálogo. El llamado se realiza en un contexto sagrado, con lo cual se da la importancia que tiene el Encuentro y el talante del diálogo entre Dios, quien toma la iniciativa y Moisés quien experimenta la cercanía Dios dejándose encontrar por él.  

3,1: Moisés pastoreaba el rebaño de su suegro Jetró, sacerdote de Madián; una vez llevó el rebaño más allá del desierto hasta llegar a Horeb, el monte de Dios. 3,2: El ángel del Señor se le apareció en una llamarada entre las zarzas. Moisés se fijó: la zarza ardía sin consumirse.
  3,3: Moisés dijo:
   —Voy a acercarme a mirar este espectáculo tan admirable: cómo es que no se quema la zarza.
  3,4: Viendo el Señor que Moisés se acercaba a mirar, lo llamó desde la zarza:
   —Moisés, Moisés. Respondió él:
   —Aquí estoy.
  3,5: Dijo Dios:
   —No te acerques. Quítate las sandalias de los pies, porque el sitio que pisas es terreno sagrado.
  3,6: Y añadió:
   —Yo soy el Dios de tu padre, el Dios de Abrahán, el Dios de Isaac, el Dios de Jacob.
   Moisés se tapó la cara temeroso de mirar a Dios.
  3,7: El Señor le dijo:
   —He visto la opresión de mi pueblo en Egipto, he oído sus quejas contra los opresores, me he fijado en sus sufrimientos. 3,8: Y he bajado a librarlos de los egipcios, a sacarlos de esta tierra para llevarlos a una tierra fértil y espaciosa, tierra que mana leche y miel, el país de los cananeos, hititas, amorreos, fereceos, heveos y jebuseos.
  3,9: La queja de los israelitas ha llegado a mí, y he visto cómo los tiranizan los egipcios. 3,10: Y ahora, anda, que te envío al Faraón para que saques de Egipto a mi pueblo, a los israelitas.
  3,11: Moisés replicó a Dios:
   —¿Quién soy yo para acudir al Faraón o para sacar a los israelitas de Egipto?
  3,12: Respondió Dios:
   —Yo estoy contigo, y ésta es la señal de que yo te envío: que cuando saques al pueblo de Egipto, darán culto a Dios en esta montaña.
  3,13: Moisés replicó a Dios:
   —Mira, yo iré a los israelitas y les diré: el Dios de sus padres me ha enviado a ustedes. Si ellos me preguntan cómo se llama, ¿qué les respondo?
  3,14: Dios dijo a Moisés:
   —Soy el que soy. Esto dirás a los israelitas: Yo soy me envía a ustedes.
  3,15: Dios añadió a Moisés:
   —Esto dirás a los israelitas: El Señor Dios de sus padres, Dios de Abrahán, Dios de Isaac, Dios de Jacob, me envía a ustedes. Éste es mi nombre para siempre: así me llamarán de generación en generación.


Reflexión

Describir:

1.      La condición de esclavitud de Israel. ¿Cómo es la situación del pueblo?

2.      El papel de Moisés frente a la liberación de su pueblo.
¿Cómo llamó Dios a Moisés? ¿Por qué Dios se vale de un hombre frágil como Moisés?

3.      Características de la vocación de Moisés
¿Cómo Dios llama a Moisés? ¿Cómo fue su respuesta? ¿Qué hubiese pasado si él se niega a hacer lo que Dios le pide?


Preguntas para compartir


Reflexionar

¿Hay algo de la realidad actual que te inquieta?
¿Cómo te sientes ante la posibilidad de ser escogido para transformar tu realidad?
¿Cuál sería la llamada que Dios te está haciendo en este momento de tu vida?
¿Qué crees que necesitas para responder al llamado que Dios hace en tu interior?
¿De qué manera Dios sigue preocupado por los problemas humanos?


Síntesis para compartir con quien acompaña


Sintetizar

Haz una síntesis en una hoja en la que describas lo más importante de lo que has descubierto en esta experiencia.




Guía N° 2
“RUT LA MOABITA”



Cita Bíblica: Rut 1, 1-22

Introducción:
Este texto se ubica en un contexto difícil en la vida de Israel como Pueblo. Hay hambre y entra en escena una familia: Emilec y Noemí tienen dos hijos y tienen que ir a Moab para sobrevivir. Noemí queda viuda, sus hijos se casan y les pasa lo mismo. Por tamo, queda Noemí con sus nueras buscando cómo sobrevivir. De las nueras sobresale Rut, una moabita, quien, en un acto de fidelidad renuncia a su tierra, a su religión para acompañar a su suegra Noemí. Aparecen palabras muy finas para expresar esta fidelidad en un contexto de hambre: “A donde tú vayas, iré yo, donde tú vivas, viviré yo. Tu pueblo será mi pueblo y tú Dios será mi Dios”. Con esta poesía bella el texto resalta la calidad humana de Rut, su fidelidad y, sobre todo, la capacidad de entrega amorosa. La amistad entre dos mujeres se convierte en espacio de manifestación de Dios. Es un texto bello que vale la pena la meditación. ¡Que logres aprovecharlo al máximo!  

1,1: En tiempo de los Jueces hubo hambre en el país, y un hombre emigró, con su mujer y sus dos hijos, desde Belén de Judá a la campiña de Moab. 1,2: Se llamaba Elimélec; su mujer, Noemí, y sus hijos, Majlón y Kilión. Eran efrateos, de Belén de Judá. Llegados a la campiña de Moab, se establecieron allí. 1,3: Elimélec, el marido de Noemí, murió, y quedaron con ella sus dos hijos, 1,4: que se casaron con dos mujeres moabitas: una se llamaba Orfá y la otra Rut. Pero al cabo de diez años de residir allí, 1,5: murieron también los dos hijos, Majlón y Kilión, y la mujer se quedó sin marido y sin hijos.
  1,6: Al enterarse de que el Señor había atendido a su pueblo dándole pan, Noemí con sus dos nueras emprendió el camino de vuelta desde la campiña de Moab. 1,7: En compañía de sus dos nueras salió del lugar donde residía, y emprendieron el regreso al país de Judá. 1,8: Noemí dijo a sus dos nueras:
   —Váyanse, vuelvan cada una a la casa de su madre. Que el Señor las trate con piedad, como ustedes lo hicieron con mis muertos y conmigo. 1,9: El Señor les conceda vivir tranquilas en casa de un nuevo marido.
   Y las abrazó. Ellas, rompiendo a llorar, 1,10: le respondieron:
   —¡De ningún modo! Volveremos contigo a tu pueblo.
  1,11: Noemí insistió:
   —Regresen, hijas mías. ¿Por qué quieren venir conmigo? ¿Yo ya no voy a tener más hijos que puedan casarse con ustedes? 1,12: Vayan, hijas mías, vuélvanse, que soy demasiado vieja para casarme. Y aunque pensara que me queda esperanza, y me casara esta noche, y tuviera hijos, 1,13: ¿van a esperar a que crezcan, van a renunciar, por ellos, a casarse? No, hijas. Mi suerte es más amarga que la de ustedes, porque la mano del Señor se ha desatado contra mí.
  1,14: De nuevo rompieron a llorar. Orfá se despidió de su suegra y volvió a su pueblo, mientras que Rut se quedó con Noemí.
  1,15: Noemí le dijo:
   —Mira, tu cuñada se ha vuelto a su pueblo y a su dios. Vuélvete tú con ella.
  1,16: Pero Rut contestó:
   —No insistas en que te deje y me vuelva. A donde tú vayas, yo iré, donde tú vivas, yo viviré; tu pueblo será el mío, tu Dios será mi Dios; 1,17: donde tú mueras, allí moriré y allí me enterrarán. Sólo la muerte podrá separarnos, y si no, que el Señor me castigue.
  1,18: Al ver que se empeñaba en ir con ella, Noemí no insistió más. 1,19: Y siguieron caminando las dos hasta Belén. Cuando llegaron, se alborotó toda la población, y las mujeres decían:
   —¡Si es Noemí!
  1,20: Ella corregía:
   —No me llamen Noemí. Llámenme Mara, porque el Todopoderoso me ha llenado de amargura. 1,21: Partí llena de bienes, y el Señor me trae vacía. No me llamen Noemí, que el Señor me afligió, el Todopoderoso me maltrató.
  1,22: Así fue como Noemí, con su nuera Rut, la moabita, volvió de la campiña de Moab. Empezaba la cosecha de la cebada cuando llegaron a Belén.


Reflexión

Descubrir:

1.      Que la voz de Dios se descubre en los acontecimientos cotidianos

¿Por qué Elimélec y su familia emigraron a Moab?
¿Cómo se mezcló la familia de Elimélec con los Moabitas?
¿Qué opción tenían Orfá y Rut en su vida?

2.      La generosidad de Rut

¿Cómo responde Rut al llamado que Yahvé le hacía?

3.      La docilidad y la libertad de la respuesta de Rut

     ¿Estableció alguna condición Rut a su suegra?
     ¿Sabía que le depararía el destino?

Preguntas para Compartir

Reflexionar

Menciona las actitudes de Rut qué más llamaron tu atención.

¿Te ha pedido Dios que sacrifiques algo en tu vida para ayudar o servir?

¿Cómo te has sentido después de hacer un sacrificio grande?

¿De qué manera la amistad entre Rut y Nohemí se convierte en experiencia de encuentro con Dios?
¿Has descubierto algo de Dios con tus amigos más cercanos?

Síntesis para compartir con quien acompaña


Sintetizar

Haz una síntesis en una hoja en la que describas lo más importante de lo que has descubierto en esta experiencia.





Guía N° 3
“DIOS ELIGE A SAMUEL”

Cita bíblica: 1 Samuel, 3, 1 – 14.

Introducción

Aquí aparece la revelación de Dios a Samuel, hijo de Ana. Esta mujer no podía tener hijos, sin embargo, por su fe y oración abandonada en Dios, se le concede ser madre. Ella, en un acto de respuesta fiel a Dios, decide consagrar a su hijo. Lo que ella tanto anheló, ahora decide ponerlo en manos de su Creador. Samuel es llamado por Dios. No es fácil para él descubrir quién le llama y para qué; confunde la voz de Dios con la de Elí y éste le ayuda a discernir de dónde procede el llamado. Este proceso termina con una confesión de fe: “Aquí estoy porque me has llamado”. Ante esta disponibilidad Dios le encomienda una misión. Ésta comienza con la convicción profunda que Dios está con Samuel y sus palabras serán el alimento, la fuerza y la inspiración para que este joven sea testigo de Dios.


3,1: El niño Samuel oficiaba ante el Señor con Elí. La Palabra del Señor era rara en aquel tiempo y no abundaban las visiones. 3,2: Un día Elí estaba acostado en su habitación. Sus ojos empezaban a apagarse y no podía ver. 3,3: Aún no se había apagado la lámpara de Dios, y Samuel estaba acostado en el santuario del Señor, donde estaba el arca de Dios. 3,4: El Señor llamó:
   —¡Samuel, Samuel!
   Y éste respondió:
   —¡Aquí estoy!
  3,5: Fue corriendo adonde estaba Elí, y le dijo:
   —Aquí estoy; vengo porque me has llamado.
   Elí respondió:
   —No te he llamado, vuelve a acostarte.
  3,6: Samuel fue a acostarse, y el Señor lo llamó otra vez. Samuel se levantó, fue a donde estaba Elí, y le dijo:
   —Aquí estoy; vengo porque me has llamado.
   Elí respondió:
   —No te he llamado, hijo; vuelve a acostarte.
  3,7: Samuel no conocía todavía al Señor; aún no se le había revelado la Palabra del Señor. 3,8: El Señor volvió a llamar por tercera vez. Samuel se levantó y fue a donde estaba Elí, y le dijo:
   —Aquí estoy; vengo porque me has llamado.
   Elí comprendió entonces que era el Señor quien llamaba al niño, 3,9: y le dijo:
   —Anda, acuéstate. Y si te llama alguien, dices: Habla, Señor, que tu servidor escucha.
   Samuel fue y se acostó en su sitio. 3,10: El Señor se presentó y lo llamó como antes:
   —¡Samuel, Samuel!
   Samuel respondió:
   —Habla, que tu servidor escucha.
  3,11: Y el Señor le dijo:
   —Mira, voy a hacer una cosa en Israel, que a los que la oigan les retumbarán los oídos. 3,12: Aquel día ejecutaré contra Elí y su familia todo lo que he anunciado sin que falte nada. 3,13: Comunícale que condeno a su familia definitivamente, porque él sabía que sus hijos maldecían a Dios y no los reprendió. 3,14: Por eso juro a la familia de Elí que jamás se expiará su pecado, ni con sacrificios ni con ofrendas.

Reflexión

Descubrir:

1.      Dios llama a Samuel pero éste para descubrir que Dios quien llama necesita de la ayuda de Elí.
¿En qué momento Dios llama a Samuel?
¿Qué le dice Dios a Samuel?
¿Por qué razón Samuel en las dos primeras llamadas no descubre que es Dios quien lo llama?

  1. Los criterios de Dios son diferentes a los de los hombres:

¿Qué pasó cuando Samuel descubrió el llamado de Dios?
¿Qué pasa en su vida?
¿Cuál es la preocupación de Dios que está detrás del llamado que él le hace a Samuel?


Preguntas para compartir

Reflexionar

  1. ¿Por qué razón crees que el llamado de Dios se descubre en la relación entre Elí, Samuel y Dios?
  2. ¿A través de qué personas has conocido a Dios?
  3. ¿Qué importancia tienen las personas o la comunidad para descubrir el llamado de Dios?


Síntesis para compartir con quien acompaña


Sintetizar

Haz una síntesis en una hoja en la que describas lo más importante de lo que has descubierto en esta experiencia.




Guía N° 4

“DIOS ELIGE A DAVID”




Cita Bíblica: 1Sam 16,1-13

16,1: El Señor dijo a Samuel:
   —¿Hasta cuándo vas a estar lamentándote por Saúl, si yo lo he rechazado como rey de Israel? ¡Llena tu frasco de aceite y parte! Yo te envío a Jesé, el de Belén, porque entre sus hijos me he elegido un rey.
  16,2: Samuel contestó:
   —¿Cómo voy a ir? Si se entera Saúl, me matará.
   El Señor le dijo:
   —Llevarás una ternera y dirás que vas a hacer un sacrificio al Señor. 16,3: Convidarás a Jesé al sacrificio, y yo te indicaré lo que tienes que hacer; me ungirás al que yo te diga.
  16,4: Samuel hizo lo que le mandó el Señor.
   Cuando llegó a Belén, los ancianos del pueblo fueron ansiosos a su encuentro:
   —¿Vienes en son de paz?
  16,5: Respondió:
   —Sí, vengo a hacer un sacrificio al Señor. Purifíquense y vengan conmigo al sacrificio.
   Purificó a Jesé y a sus hijos y los convidó al sacrificio.
  16,6: Cuando ellos llegaron, Samuel vio a Eliab, y pensó:
   —Seguro que el Señor tiene delante a su ungido.
  16,7: Pero el Señor le dijo:
   —No te fijes en las apariencias ni en su buena estatura. Lo rechazo. Porque Dios no ve como los hombres, que ven la apariencia. El Señor ve el corazón.
  16,8: Jesé llamó a Abinadab y lo hizo pasar ante Samuel, y Samuel le dijo:
   —Tampoco a éste lo ha elegido el Señor.
  16,9: Jesé hizo pasar a Samá, y Samuel dijo:
   —Tampoco a éste lo ha elegido el Señor.
  16,10: Jesé hizo pasar a siete hijos suyos ante Samuel, y Samuel le dijo:
   —Tampoco a éstos los ha elegido el Señor.
  16,11: Luego preguntó a Jesé:
   —¿Se acabaron los muchachos?
   Jesé respondió:
   —Queda el pequeño, que precisamente está cuidando las ovejas.
   Samuel dijo:
   —Manda a buscarlo, porque no nos sentaremos a la mesa mientras no llegue.
  16,12: Jesé mandó a buscarlo y lo hizo entrar: era de buen color, de hermosos ojos y buen tipo.
   Entonces el Señor dijo a Samuel:
   —Levántate y úngelo, porque es éste.
  16,13: Samuel tomó el frasco de aceite y lo ungió en medio de sus hermanos. En aquel momento invadió a David el Espíritu del Señor, y estuvo con él en adelante. Samuel, por su parte, partió de regreso a Ramá.



Introducción:
Este llamado de Dios se ubica en un contexto de crisis de liderazgo que vive Israel como pueblo. Como fundamento está la preocupación de Dios por el dolor del pueblo. Por eso se fija en un nuevo orientador, un nuevo guía; en el más pequeño de los hijos de Jesé. Para conocer a quién elige Dios, se requiere de un largo discernimiento. La mirada de Dios se centra en el corazón y no en las apariencias. David será un rey líder que une a Israel, también será un hombre que se equivoca, que comente una gran injusticia, pero experimenta el perdón de Dios, se deja corregir, se deja moldear poco a poco por Dios. Así se convierte en un hombre referente en toda la historia del pueblo.
Reflexión

Descubrir:

1.      Dios utiliza mediaciones humanas para llamar a cada quién.
¿Qué situación vivía el reino de Israel en ese momento?
¿Qué le dice Yahvé a Samuel?
Describir cómo Yahvé acompaña a Samuel en todo momento.
Observar cómo Samuel fue un instrumento dócil de Yahvé.

2.      Los criterios de Dios son diferentes a los de los hombres:

¿Qué pasó cuando Samuel vio a Eliab, qué pensó?
¿Qué le dice Yahvé?
¿Qué observa Yahvé al elegir a alguien?

3.      Dios llama y acompaña

¿Con qué signo se manifestó el llamado a David?
¿Qué expresaba el signo de la unción?
¿De qué manera iba a acompañar Yahvé a David?

Preguntas para compartir

Reflexionar

1.      ¿Alguna vez Dios te ha llamado a hacer algo (en tu familia, escuela, trabajo o en tu parroquia)?, ¿Cómo descubriste que Dios te llamaba a eso?, ¿Te considerabas el mejor para realizar eso?
2.      ¿Qué criterios tiene el mundo actual para elegir a un líder?
3.      ¿Qué criterios, crees tú, que tiene Dios para elegirte a ti como su seguidor?



Síntesis para compartir con quien acompaña


Sintetizar

Haz una síntesis en una hoja en la que describas lo más importante de lo que has descubierto en esta experiencia.




Guía N° 5

“ VOCACIÓN DE JEREMÍAS”




Cita Bíblica Jr 1, 4-19

Introducción:
La Vocación de Jeremías presenta unas características nuevas a las descritas en las fichas anteriores. Aquí lo particular consiste en que Dios ya conoce por entero la vida de Jeremías. Incluso, antes de que él mismo tomara consciencia de sí, Dios ya lo ha elegido. Por tanto, aquí la vocación es una confirmación de la decisión y elección de Dios. Aparece un diálogo en el relato de vocación con una estructura típica bien conocida. Dios habla y presenta un proyecto para el llamado luego la persona llamada presenta una objeción. En este caso Jeremías dice: “soy un muchacho”; luego aparece una contra respuesta de Dios, quien le dice que eso no importa, pues adonde “yo te envíe, irás, no tengas miedo, porque yo estoy contigo para salvarte”. Así, el profeta recibe la autoridad de Dios y es su presencia cierta que acompaña la que determina el proceso vocacional de Jeremías. Tú puedes tener una objeción ante el llamado de Dios, pero lo determinante de todo esto es el deseo que él tiene de salvarte y salvar a muchos del pueblo. Por el pueblo Dios forma y consagra a un profeta para que éste comunique el mensaje de salvación. Lo que está en juego es nada menos que la salvación que Dios ofrece al profeta y al pueblo.

1,4: El Señor me dirigió la palabra: 1,5: —Antes de formarte en el vientre te elegí, antes de salir del seno materno te consagré y te nombré profeta de los paganos. 1,6: Yo repuse: —¡Ay Señor mío! Mira que no sé hablar, que soy un muchacho. 1,7: El Señor me contestó: —No digas que eres un muchacho: que a donde yo te envíe, irás; lo que yo te mande, lo dirás. 1,8: No les tengas miedo, que yo estoy contigo para librarte —oráculo del Señor—. 1,9: El Señor extendió la mano, me tocó la boca y me dijo: —Mira, yo pongo mis palabras en tu boca, 1,10: hoy te establezco sobre pueblos y reyes, para arrancar y arrasar, destruir y demoler, edificar y plantar. 1,11: El Señor me dirigió la palabra: —¿Qué ves, Jeremías? Respondí: —Veo una rama de almendro. 1,12: Me dijo: —¡Has visto bien! Porque estoy atento para cumplir mi palabra. 1,13: De nuevo me dirigió la palabra: —¿Qué ves? Respondí: —Veo una olla hirviendo que se derrama por el lado del norte. 1,14: Me dijo: —Desde el norte se derramará la desgracia sobre todos los habitantes del país. 1,15: Voy a llamar a todas las tribus del norte —oráculo del Señor—: Vendrá y pondrá cada uno su asiento frente a las puertas de Jerusalén, en torno a sus murallas y frente a los poblados de Judá. 1,16: Entablaré juicio contra ellos por todas sus maldades: porque me abandonaron, quemaron incienso a dioses extranjeros y se postraron ante las obras de sus manos. 1,17: Y tú ármate de valor, levántate, diles lo que yo te mando. No les tengas miedo; que si no, yo te meteré miedo de ellos. 1,18: Yo te convierto hoy en ciudad fortificada, en columna de hierro, en muralla de bronce, frente a todo el país: frente a los reyes y príncipes de Judá, frente a los sacerdotes y los terratenientes; 1,19: lucharán contra ti, pero no te vencerán, porque yo estoy contigo para librarte —oráculo del Señor—.

Reflexión

Dios ha llamado a Jeremías desde la eternidad: “Antes de haberte formado yo en el vientre, te conocía, y antes que nacieses te tenía consagrado: yo profeta de las naciones te constituí.”
Jeremías responde con resistencia: “ ¡Ah, Señor Yahvé, mira que no sé expresarme, pues soy un muchacho!”
Dios vuelve a confirmar el llamado: “Irás adonde yo te envíe, y dirás todo lo que yo te ordene”. Dios le promete a Jeremías estar con él.
Dios le expresa su misión a Jeremías comenzando por  un gesto simbólico:                 “Entonces, alargó Yahvé su mano y tocó mi boca” y luego el oráculo: “Mira que he puesto mis palabras en tu boca. Desde hoy mismo te doy autoridad sobre las gentes y sobre los reinos para extirpar y destruir, para perder y derrocar, para reconstruir y plantar”.
Los cuatro símbolos:

  1. La rama de almendro y el oráculo asegura a Jeremías que Dios vigila sobre él.

  1. La olla hirviendo y el oráculo afirma que la desgracia llegará por el septentrión.

  1. Cíñete la cintura y levántate, mientras que el oráculo repite que no tenga miedo, que no se asuste.

  1. La plaza fuerte, la muralla de bronce, y el oráculo advierte que Jeremías no será vencido porque el Señor está con él.


Preguntas por equipos

Reflexionar en Equipos de trabajo


Equipo 1.

Lee Jr 11, 18-23 y responde: al cumplir con el mandato de Yahvé, ¿qué situación rodeaba a Jeremías que lo hacía compararse con un cordero manso?

Equipo 2.

Lee Jr 15, 10-21 y responde: ¿Por qué Jeremías le dice a Yahvé que se ha vuelto para él “arroyo engañoso”?

Equipo 3.

Lee Jr 17, 14-18 y responde: ¿Qué pide Jeremías a Yahvé? y ¿Por qué?

Equipo 4.

Lee Jr 18, 18-23 y responde: ¿Por qué Jeremías expresa un sufrimiento muy intenso en este pasaje?




Síntesis para compartir con quien acompaña


Sintetizar

Haz una síntesis en una hoja en la que describas lo más importante de lo que has descubierto en esta experiencia.






ALGUNAS VOCACIONES ARTICULARES EN EL NUEVO TESTAMENTO

Guía N° 6

“JESÚS ES QUIEN LLAMA”

Cita Bíblica: Marcos 3, 13-19

INTRODUCCIÓN

En el siguiente texto aparece Jesús como el Maestro que llama a unos hombres para constituirlos en apóstoles. Para ello sube al monte a orar. “Subir al monte” significa ir al centro de la vida, al encuentro con s Abbá, su Padre. Cada vez que Jesús va a realizar algo esencial en su ministerio se ponen en contacto con Dios, en quien halla la inspiración y la fuerza para llevar a cabo su misión. Los llamó para que estuvieran con él y para enviarlos a predicar. Aquí está el horizonte esencial de todo aquél que desee entrar en la dinámica de Jesús: “Estar con Él”. Los cual significa compartir su estilo de vida, vivir como Él” para “enviarlos a predicar”, es decir, para trabajar contra las fuerzas que se oponen a los designios de Dios. Instituye a Doce, como las Doce Tribus, éstos serán el nuevo pueblo de la nueva alianza, quienes tienen nombre propio y nueva misión.


3,13: Subió a la montaña, fue llamando a los que él quiso y se fueron con él.
  3,14: Nombró a doce [a quienes llamó apóstoles] para que convivieran con él y para enviarlos a predicar 3,15: con poder para expulsar demonios.
  3,16: [Nombró, pues, a los Doce]. A Simón lo llamó Pedro; 3,17: a Santiago de Zebedeo y a su hermano Juan, a quienes llamó Boanerges, que significa hijos del trueno; 3,18: Andrés y Felipe; Bartolomé y Mateo; Tomás, Santiago de Alfeo y Tadeo; Simón el cananeo 3,19: y Judas Iscariote, el que también le traicionó.

Reflexión

Describir:

1.      Jesús sube al monte. ¿Qué significa esta acción de Jesús de cara a lo que va hacer?

2.      Instituyó Doce para que estuvieran con Él y para enviarlos a Predicar. ¿Qué indica que el discípulo llamado tiene como misión primera “estar con Jesús”. ¿Qué significa estar con Jesús? La misión segunda es ser enviado a predicar. ¿sobre qué debe predicar el discípulo según la lógica presentada por el texto de Marcos? ¿Qué importancia tiene el momento primero dentro de la predicación?

3.       Llamó a los doce y les puso nombre. ¿Por qué es importante para Marcos resaltar el nombre que Jesús otorga a cada uno de sus discípulos?


Preguntas para compartir


Reflexionar

¿En algún momento de tu vida has sentido la necesidad de estar solo para reflexionar y orarle a Dios? ¿Qué importancia tiene la oración para un discípulo de Jesús?

¿Crees que es posible ser discípulo de Jesús sin estar con él, sin compartir su modo de vida, sin hacer oración, es decir, sin estar en relación directa y continua con Dios?

¿Por qué crees que es necesario que haya en la Iglesia discípulos que estés dispuestos a ir a predicar?


Síntesis para compartir con quien acompaña


Sintetizar

Haz una síntesis en una hoja en la que describas lo que descubriste y por qué razón es en todo llamado es Jesús quien toma la iniciativa.




Guía N° 7
“SENTIDO DEL LLAMADO”

Cita Bíblica: Mateo 10, 7 – 10.

INTROUDCCIÓN

En el Evangelio de Mateo el llamado de Jesús a sus discípulos está marcado por la autoridad que da Jesús a cada uno de ellos para expulsar a los espíritus inmundos y para curar a los enfermos. Aparecen los nombres de los apóstoles y algunas indicaciones sobre la forma como han de realizar la misión que se les encomienda. Es fundamental en ésta mostrar la cercanía del Reino, curar enfermos, resucitar muertos y expulsar las fuerzas malignas gratuitamente porque la autoridad recibida ha sido por pura Gracia. Además de esto quienes son llamados han de poner su seguridad en Jesús y no en sus propios recursos; por esta razón no deben llevar ni plata ni oro, ni alforja para el camino. Es Dios quien va delante de ellos.

10,7: Y de camino proclamen que el reino de los cielos está cerca. 10,8: Sanen a los enfermos, resuciten a los muertos, limpien a los leprosos, expulsen a los demonios. Gratuitamente han recibido, gratuitamente deben dar. 10,9: No lleven en el cinturón oro ni plata ni cobre, 10,10: ni provisiones para el camino ni dos túnicas ni sandalias ni bastón. Que el trabajador tiene derecho a su sustento.
Reflexión

Describir:

1.      Proclamar que el Reino de Dios está cerca. ¿Qué significa la cercanía del Reino? ¿Por qué esto se convierte en el sentido del llamado para un discípulo de Jesús?

2.      Curen enfermos, resuciten muertos, purifiquen leprosos. Estas son las tareas reales de los discípulos. Qué importancia tienen en el lugar donde vives? ¿Consideras que estas tareas de responden en algo a los dolores de los seres humanos que conoces en tu pueblo, comunidad o Familia? ¿Consideras que esta labor la está realizando la Iglesia actual?  ¿Cuáles son los dolores más agudos de nuestro pueblo?

3.      Lo recibieron gratis, denlo gratis. ¿Qué significa la gratuidad con que se recibe el llamado y con la cual hay que realizar la misión?

Preguntas para compartir


Reflexionar

¿Cuáles son las urgencias del Reino hoy en el lugar donde vives?
¿Cómo responder a los dolores que vive el pueblo?
¿Cómo está la Iglesia de cara a los grandes problemas del ser humano de hoy?
¿Te compromete en algo el sufrimiento de ser humano? ¿A qué te llama Jesús hoy? ¿Cuál es tu misión?

Síntesis para compartir con quien acompaña


Sintetizar

Haz una síntesis en una hoja en la que describas la importancia del llamado y de que haya personas comprometidas con las urgencias del Reino hoy.



Guía N° 8

“CONDICIONES DEL LLAMADO: CONVERSIÓN DE LAS MOTIVACIONES ”

Cita Bíblica: Marcos 10, 35 – 44.

Introducción

Aquí Marcos describe una dificultad seria que tienen los discípulos de Jesús: las motivaciones de Jesús son muy distintas a lo que buscan los hijos de Zebedeo. Ellos quieren estar con Jesús, lo cual es válido, pero ocupando los puestos de importancia; El Maestro quiere que ellos estén dispuestos a entregar, si es preciso, hasta la propia vida. Jesús les muestra que ellos pueden hacer lo que Jesús les pide, pero los puestos de importancia en el Reino lo otorga sólo Dios. Es decir, al discípulo sólo le corresponde entregar su vida por amor y las consecuencias que esto tiene sólo las conoce Dios.


10,35: Se le acercaron los hijos de Zebedeo, Santiago y Juan, y le dijeron:
   —Maestro, queremos que nos concedas lo que te vamos a pedir.
  10,36: Les preguntó:
   —¿Qué quieren de mí?
  10,37: Le respondieron:
   —Concédenos sentarnos en tu gloria uno a tu derecha y otro a tu izquierda.
  10,38: Jesús replicó:
   —No saben lo que piden. ¿Son capaces de beber la copa que yo he de beber o recibir el bautismo que yo voy a recibir?
  10,39: Ellos respondieron:
   —Podemos.
   Jesús les dijo:
   —La copa que yo voy a beber también la beberán ustedes, el bautismo que yo voy a recibir también lo recibirán ustedes; 10,40: pero sentarse a mi derecha y a mi izquierda no me toca a mí concederlo, sino que es para quienes está reservado.
  10,41: Cuando los otros lo oyeron, se enojaron con Santiago y Juan.
  10,42: Pero Jesús los llamó y les dijo:
   —Saben que entre los paganos los que son tenidos por gobernantes dominan a las naciones como si fueran sus dueños y los poderosos imponen su autoridad.
  10,43: No será así entre ustedes; más bien, quien entre ustedes quiera llegar a ser grande que se haga servidor de los demás; 10,44: y quien quiera ser el primero que se haga sirviente de todos.

Reflexión

Describir:

1.      Queremos que cuando estés en tu gloria nos sientes, uno a tu derecha, y el otro a tu izquierda. ¿Qué buscan los discípulos? ¿Por qué los puestos de honor son importantes para ellos? ¿Qué producen las motivaciones distorsionadas en la comunidad?

2.      ¿Pueden beber la copa que yo voy a beber? ¿A cuál copa se refiere Jesús? ¿Consideras que tú realmente quieres seguir a Jesús? ¿Qué te motiva a hacerlo? ¿Estarías dispuesto a entregar lo mejor de ti para que el nombre de Dios sea conocido? ¿Qué motivaciones erróneas pueden haber en un joven que dice tener vocación?

3.      No ha de ser así entre ustedes, sino que el que quiera ser grande entre ustedes tendrá que ser su servidor. ¿Qué ve Jesús en el mundo y qué desea para la comunidad de discípulos que está formando? ¿Crees que es posible formar una comunidad como la que Jesús desea?


Preguntas para compartir


Reflexionar

¿Qué aporta para tu vida la expresión de Jesús: “Yo no he venido a ser servido, sino a servir”? ¿Qué importancia tiene esto para la humanidad?

En el contexto donde vives, ¿has visto personas que entregan su vida como Jesús lo pide? Describe quién es y cuál es el aporte que esa persona hace a la gente?

Síntesis para compartir con quien acompaña


Sintetizar
Elabora una reflexión y una oración que sinteticen lo que has aprendido en la reflexión del texto.




Guía N° 9
“PABLO SE DEJA ENCONTRAR POR JESÚS”

Cita Bíblica: Hechos 9, 3 – 19.

Introducción

Esta es la descripción que hace Lucas de la vocación de San Pablo. Es fundamental aquí que la iniciativa la toma Jesús y Pablo se deja encontrar, transformar por Él y esta transformación que experimenta lo constituye en un nuevo apóstol. Del relato es relevante la pregunta de Jesús: “¿Por qué me persigues?”. Jesús se identifica con aquéllos a quienes Pablo está persiguiendo; y también convienen resaltar la respuesta de Pablo: “¿Quién eres, Señor?” Ésta es pregunta y, al mismo tiempo, confesión de fe porque a Aquél a que pregunta se le reconoce como Señor. Desde ahora Pablo ya no será un perseguidor, sino un apóstol que se ha dejado transformar por el encuentro con el Resucitado. Éste que lo tenía todo claro y definido ahora necesita de un hermano, de Ananías, para que le diga lo que debe hacer.


9,3: Iba de camino, ya cerca de Damasco, cuando de repente lo deslumbró una luz que venía del cielo. 9,4: Cayó en tierra y oyó una voz que le decía:
   —Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?
  9,5: Contestó:
   —¿Quién eres, Señor?
   Le dijo:
   —Yo soy Jesús, a quien tú persigues. 9,6: Ahora levántate, entra en la ciudad y allí te dirán lo que debes hacer.
  9,7: Los acompañantes se detuvieron mudos, porque oían la voz pero no veían a nadie. 9,8: Saulo se levantó del suelo y, al abrir los ojos, no veía. Lo tomaron de la mano y lo hicieron entrar en Damasco, 9,9: donde estuvo tres días, ciego, sin comer ni beber.
  9,10: Había en Damasco un discípulo llamado Ananías. En una visión le dijo el Señor:
   —¡Ananías!
   Respondió:
   —Aquí me tienes, Señor.
  9,11: Y el Señor le dijo:
   —Encamínate a la Calle Mayor y pregunta en casa de Judas por un tal Saulo de Tarso: lo encontrarás orando.
  9,12: En una visión Saulo contemplaba a un tal Ananías que entraba y le imponía las manos y en ese momento recobraba la vista.
  9,13: Ananías respondió:
   —Señor, he oído a muchos hablar de ese hombre y contar todo el daño que ha hecho a los consagrados de Jerusalén. 9,14: Ahora está autorizado por los sumos sacerdotes para arrestar a los que invocan tu nombre.
  9,15: Le contestó el Señor:
   —Ve, que ése es mi instrumento elegido para difundir mi nombre entre paganos, reyes e israelitas. 9,16: Yo le mostraré lo que tiene que sufrir por mi nombre.
  9,17: Salió Ananías, entró en la casa y le impuso las manos diciendo:
   —Saulo, hermano, me envía el Señor Jesús, el que se te apareció cuando venías por el camino, para que recobres la vista y te llenes de Espíritu Santo.
  9,18: Al instante se le cayeron de los ojos como unas escamas, recobró la vista, se levantó, se bautizó, 9,19: comió y recobró las fuerzas. Y se quedó unos días con los discípulos de Damasco.

Reflexión

Describir:

1.      Sucedió que, yendo de camino, de repente, le envolvió una luz venida del cielo. ¿Hacia dónde va Pablo? ¿Qué va a hacer? ¿Por qué su misión es tan importante para él? ¿Qué significa que una luz lo envolvió?  ¿Qué indica para ti esa expresión? ¿Qué indica que la luz viene del cielo?

2.      Cayó en tierra. Confrontar esto con las siguientes citas bíblicas: Mt 17,6; ¿Qué significa caer por tierra o postrarse? ¿De qué manera se relaciona esta acción con la llamada de Dios? ¿Qué le pasa al ser humano cuando Dios le habla?

3.      ¿Por qué me persigues? ¿Quién habla? ¿Por qué no se pregunta ¿Por qué persigues a mis discípulos? ¿Por qué esta confrontación es tan importante para Pablo?

4.      ¿Quién Eres, Señor? Esta es la respuesta de Pablo. ¿Qué importancia tiene esta pregunta en un proceso de llamado y de encuentro con Jesús?

5.      Aunque tenía los ojos bien abiertos, Saulo no podía ver. ¿Cómo interpretas tú esta ceguera temporal de Pablo? Pablo antes del encuentro con Jesús tenía bien claras las cosas, lo que debía hacer, pero ahora está ciego. ¿Qué significa esto para la vida de

6.      Fe de Pablo? ¿A nivel vocacional en qué momento el llamado está como Pablo, sin ver?

7.      Recobró la vista; se levantó y fue bautizado. ¿Qué indica este momento dentro del proceso de conversión de Pablo? ¿Qué significa que Pablo, quien tenía todo claro, doctor de la ley necesite ayuda de un hombre sencillo como Ananías y, que además, lo bautice? ¿Qué indica volver a ver? ¿Pablo vuelve a ver todo de la misma manera que antes o algo ha cambiado?

Preguntas para compartir


Reflexionar

¿Qué aporta para vida de fe el proceso mediante el cual Pablo se deja encontrar por Jesús?

De todo lo que has reflexionado, ¿Qué es lo que más aporta para tu relación con el Señor?
¿Qué cambios significativos debes realizar en tu camino “hacia Damasco”?
¿A qué compromiso concreto te motiva la reflexión del texto?


Síntesis para compartir con quien acompaña


Sintetizar
Redacta un texto en el que sintetices el proceso vivido por Pablo y en el que describas a qué te compromete el Señor después de la reflexión realizada.



Guía N° 10
“UN HOMBRE RICO DICE NO AL LLAMADO”

Cita Bíblica: Marcos 10, 17 – 22.

En esta cita se describe la negación que hace un hombre rico al llamado de Jesús. Al parecer, es un hombre bueno porque desea heredar, nada más ni nada menos, que la vida eterna. Sin embargo, este hombre, no quiere dejar su estilo de vida, sus riquezas y manera de pensar. Esto le impide entrar en la dinámica que le propone Jesús. La conclusión del relato es clara y precisa: Es muy difícil para un rico entrar en la dinámica del Reino. Para esto se requiere desprendimiento y estar dispuesto a cambiar el modo de vivir.  El hombre rico se va triste de nuevo a sus bienes y a su vida corriente.


10,17: Cuando se puso en camino, llegó uno corriendo, se arrodilló ante él y le preguntó:
   —Maestro bueno, ¿qué debo hacer para heredar vida eterna?
  10,18: Jesús le respondió:
   —¿Por qué me llamas bueno? Nadie es bueno fuera de Dios. 10,19: Conoces los mandamientos: no matarás, no cometerás adulterio, no robarás, no jurarás en falso, no defraudarás; honra a tu padre y a tu madre.
  10,20: Él le contestó:
   —Maestro, todo eso lo he cumplido desde la adolescencia.
  10,21: Jesús lo miró con cariño y le dijo:
   —Una cosa te falta: ve, vende cuanto tienes y dáselo a los pobres y tendrás un tesoro en el cielo; después sígueme.
  10,22: Ante estas palabras, se llenó de pena y se marchó triste; porque era muy rico.
Reflexión

Describir:

1.      ¿Qué he de hacer para tener en herencia la vida eterna? ¿Qué importancia tiene esta pregunta para el hombre que se acerca a Jesús? ¿Qué indica la actitud de postrarse ante Jesús? ¿Te has hecho esta pregunta en algún momento? ¿Lograr relacionar el significado de la pregunta con el sentido de toda llamada al Seguimiento de Jesús, de qué manera?

2.      Nadie es bueno sino Dios. ¿qué te dice esta respuesta de Jesús? ¿Por qué Jesús corrige al doctor que conoce perfectamente la ley? 

3.      Jesús, fijando en él su mirada, le amó. ¿Qué significa la forma de mirar de Jesús? ¿En tu vida te has encontrado con la mirada amorosa del Maestro de Nazaret?

4.      Anda, vende cuanto tienes y dáselo a los pobres. ¿Qué indica esto para alguien que quiere alcanzar la vida eterna? ¿Por qué un discípulo que quiera asumir el llamado de Jesús debe desprenderse de lo que tiene para entrar en la dinámica de Jesús?

5.      Abatido por estas palabras se marchó entristecido, porque tenía muchos bienes. ¿Por qué resulta tan difícil para este hombre desprenderse de sus posesiones? ¿Qué significa su tristeza? ¿De verdad quería alcanzar la vida eterna? ¿Qué te dice a ti la propuesta de Jesús? ¿Estarías dispuesto a desprenderte de algo significativo para seguir a Jesús? ¿Qué desprendimientos tienes que hacer? ¿qué indica para ti la posibilidad de marcharse entristecido diciéndole no a Jesús?

Preguntas para compartir

Reflexionar

¿Es posible hoy una Iglesia pobre para los pobres?
¿Por qué las riquezas según Jesús se convierten en un peligro para entrar en la dinámica del Reino?
¿Deseas una vida sencilla sin posesiones para seguir al Maestro que deseas que entres en la dinámica de la vida eterna? 

Síntesis para compartir con quien acompaña


Sintetizar: Haz una reflexión por escrito en la que expreses qué significa el desprendimiento a la hora de decirle sí a Jesús.


No hay comentarios:

Publicar un comentario